Las víctimas de robos violentos se multiplicaron en Gótica

Este tipo de robos violentos con armas se multiplicaron en los últimos meses en Ciudad Gótica. El delito causa una violación a la intimidad y el sentimiento adverso se puede manifestar inmediatamente después del hecho o meses o años más adelante

Sociedad | hace 2 años

Una mujer que conozco  sufrió un asalto violento donde la tuvieron apuntándola con una pistola durante 15 minutos aproximadamente, mientras la insultaba, pateaba y su compañero le daba la cabeza contra el suelo a su hermana.Las dos están totalmente asustadas. No sé cómo voy a enfrentarlo, me decía, quiero que este miedo que yo nunca sentí desaparezca , cuando le digo que ya acabara esa sensación me responde: ¿Acabarse? “No. Eso nunca. Ya mi vida cambió, y esto es algo que me va a acompañar siempre. Nunca más va a ser lo mismo que antes”. Tremenda situación y nadie esta exento que le suceda. En los medios de comunicación comúnmente se habla del botín, del modus operandi, de las condiciones en que fueron tratadas las víctimas y si se capturó o no a los antisociales. Pero la noticia apenas esboza cómo cambia la vida de los afectados después de pasar por una experiencia traumática de este tipo. Las heridas psicológicas se agravan cuando en la realización de este delito hay uso de fuerza física, armas, máscaras, y los ladrones emiten gritos insultos y ruidos para intimidar a las víctimas. La perpetración del robo en lugares considerados “seguros” por la víctima, como la propia casa o el trabajo, así como la reiteración de los robos sufridos tienden a incrementar los sentimientos de vulnerabilidad, inseguridad y temor, que pueden llevar a la paralización y el encierro de la persona. Se suma el temor de ser identificados y ubicados fácilmente y el miedo a un posible retorno de los agresores. Un robo implica violencia y pérdida de propiedad. Las secuelas psicológicas varían en un rango que va entre un malestar mediano con angustia y el estrés post trauma. Por mínimo que sea el robo, toda víctima experimenta una reacción emocional y conductual, y entre 10 y 30 % de los casos sufre un trauma severo en el corto plazo. Luego de seis meses los efectos parecen disminuir. Sin embargo, entre 5 y 10 % de las víctimas continúa experimentando una importante psicopatología. Las mujeres más que los hombres y los adultos más que los jóvenes experimentan un estrés mayor.Estos casos dejan secuelas: miedo a salir a la calle, evitar el lugar por donde ocurrió este incidente, o mudarse si sucedió en su hogar, ver un parecido a su agresor, eso les produce falta de aire, sudoraciones, papiltaciones o taquicardia, de igual manera puede sentir que los están espiando o cosas por el estilo.La gente perjudicada puede presentar un trastorno de estrés postraumático, que se origina luego de experiencias como las mencionadas. Habrá que ver como se puede terminar con estos episodios que cada día son mas y con violencia preocupante.

Grazia Deledda

COMPARTIR ESTA NOTICIA
OTRAS NOTICIAS
DEJÁ TU COMENTARIO