Cremaciones: la directora del cementerio aseguró que "los ataúdes se queman siempre"

 La jefa de la división Cementerio Municipal, Daniela Calvo, aseguró hoy que "los cajones se queman" durante las cremaciones.

Locales | hace 1 año

Calvo respondió a comentarios de lectores, tras el informe publicado ayer por La Nueva., sobre qué sucede con los costosos cajones de madera a la hora de incinerar el cuerpo.

 "Es absolutamente falso que se revendan los cajones, no sé cómo demostrárselos a los particulares interesados porque no es algo muy práctico, pero aseguro que los cajones se queman".

 Entre otras, algunas opiniones de los lectores al respecto hablan de reventa de ataúdes, exfuncionarios municipales involucrados, cajones de "segunda mano" y "vergüenza" sobre el accionar de alguna casa velatoria acusada de reciclarlos.

"Hay un policía en la puerta del cementerio, también hay cámaras por si alguien tiene dudas", agregó Calvo.

Sobre las partes de bronce y otras aleaciones metálicas que son parte del cajón pero no ingresan al horno, la jefa mencionó que una gran cantidad acopiada se donará pronto a la Asociación Pétalos de Vida del hospital Municipal.

"En el último tiempo no se estuvo realizando la donación, pero todo lo que quedaba en el crematorio se fue acumulando. Como es una donación muy importante la que se va a hacer, ya que se acopió una cantidad exorbitante de placas de bronce y otras partes metálicas, hubo que pedir permiso al Concejo Deliberante vía secretaría de Infraestructura. El permiso ya fue otorgado, ahora solo resta la firma del intendente”, explicó la directora del cementerio.

   Sobre cómo se va produciendo la acumulación de cruces, placas, manijas y otros adornos metálicos del féretro, Calvo señaló que, si bien los familiares del fallecido tienen el derecho de reclamar dichas pertenencias, "la mayoría no lo hace, sólo algunos pasan a buscar objetos muy personales que acompañaron a la persona hasta el momento previo a ingresar al horno".

Qué dice la ley

 La ordenanza municipal n° 13.024, en su artículo 62° señala: "Los ataúdes, urnas o cualquier otro revestimiento de cadáveres exhumados o reducidos serán quemados por la Administración del cementerio, prohibiéndose en absoluto otro destino".

 "Las rejas, mármoles, cruces, lápidas u otro material procedente de sepulturas o nichos desocupados, se entregarán a sus propietarios que los reclamen dentro del término de treinta (30) días. Vencido dicho plazo perderán todo derecho y la Municipalidad dispondrá su enajenación en la forma que lo disponga la ordenanza respectiva".

COMPARTIR ESTA NOTICIA
OTRAS NOTICIAS
DEJÁ TU COMENTARIO