El pantano de Scioli ya se extendió a la web

El pantano en el que chapotea Daniel Scioli desde el domingo ya se extendió hasta el principal buscador de Internet. Sólo hay que tipear “Scioli” en la ventana de Google y, sin siquiera presionar Enter, el sitio abre una ventana en la que sugiere las opciones de búsqueda más comunes en las últimas horas de términos asociados al candidato presidencial oficialista. Ahora mismo, la primera es “Scioli se baja” y la tercera, “Scioli se baja del balotaje”.

Nacional | hace 2 años

Antes de que alguna voz kirchnerista salga a denunciar una operación trasnacional, en Google Argentina explicaron ayer, ante la consulta de Clarín, que el “autocompletado” funciona con un “algoritmo automático basado en una serie de factores objetivos, como la frecuencia con la que otros usuarios han buscado una palabra o una serie de términos conjuntos”. Así, intenta predecir lo que probablemente la personas está buscando y ahorrarle tiempo de tecleado.

Así, millones de usuarios intentan despejar sus dudas en la web sobre los rumores que circulan desde hace dos días en todos los corrillos políticos y empresariales y que desde allí se filtraron a mesas de café y conversaciones callejeras.

Que Scioli discutió con Cristina Kirchner y Carlos Zannini por el resultado del domingo. Que le acercaron números de encuestas que muestran que Mauricio Macri camina hacia una victoria holgada. Que está deprimido y no quiere bregar más con la interna del Frente para la Victoria.

Por una o más de estas razones tan verosímiles como incomprobables, el gobernador bonaerense estaría a punto de bajarse del balotaje, como hizo Carlos Menem tras ganar por estrecho margen las elecciones de 2003.

El encierro por estas horas del candidato junto a sus principales colaboradores para replantear la campaña no hizo más que darle aire a estas versiones intencionadas y envenenadas. Anoche mismo, en Mar del Plata, en su primera actividad pública tras la victoria con aroma a derrota del domingo, Scioli debió responder a los periodistas que lo encararon durante la inauguración de un Shopping para consultar por su posible renuncia a la segunda vuelta. “Ese debe ser el deseo de Macri”, ironizó, antes de mentar una vez más su tragedia acuática: “Yo no aflojé nunca, ni cuando estaba realmente abajo del agua y había perdido un brazo”.

De lo que no hay duda es que la instalación del rumor ha sido efectiva. En las huestes sciolistas, como es esperable, lo adjudican a una operación macrista.

Lo único indiscutible es que Scioli -que para esta altura esperaba estar gozando de un descanso tras la extenuante campaña, ya como Presidente electo- se encuentra atrapado en el lodazal de una guerra interna en su fuerza de la que el cruce de declaraciones públicas es apenas la punta del iceberg. Mientras tanto, contra reloj, busca respuestas ante lo ocurrido el domingo y una nueva estrategia para volver al ring.

Ayer deslizó en un reportaje que habría que votarlo para “evitar la concentración de poder” que significaría el gobierno de la Nación, la Capital y la Provincia en manos del macrismo: el argumento republicano que siempre esgrimieron los opositores al peronismo. Así de brutal fue el giro del domingo.

Fuente: Clarin Posta-Posta

COMPARTIR ESTA NOTICIA
OTRAS NOTICIAS
DEJÁ TU COMENTARIO