El encargado de un super chino de Ciudad Gótica a juicio por manosear a una cajera

La Cámara Penal de Bahía Blanca ordenó elevar a juicio la causa contra un ciudadano de origen chino que, como encargado de un supermercado de nuestra ciudad, habría manoseado a una cajera.

Locales | hace 9 meses

Se trata de Li Shanfeng, quien está acusado de abuso sexual simple. La jueza de Garantías Gilda Stemphelet, en primera instancia, ya había denegado su sobreseimiento. Los hechos se habrían registrado entre marzo y mayo de 2017, en el autoservicio San José, ubicado al 1.100 de la calle homónima (a la altura de Rincón al 3600). E.L.L.R. -no se la identifica por el tipo de delito- denunció que cuando su patrón se había ido de vacaciones, Li Shanfeng comenzó a decirle frases obscenas, la miraba sobre el escote, hacía ademanes simulando o intentando tocarle los senos y hasta le habría manifestado sus intenciones de besarla y de llevarla a un hotel. El punto culminante del acoso fue cuando le tocaba la cola a través de palmadas, pero le decía "mosca, mosca", como que de esa manera buscaba ahuyentar insectos y justificaba los tocamientos.
"Ustedes besos, yo fotos..."
La cajera, al ratificar la denuncia en la fiscalía, también contó que el encargado del comercio le decía obsenidades, como "vos y yo arriba toda la noche, yo despacito..." y que también le ofreció organizar una "fiesta" de 3, sumando a la novia de la chica. S.B.R., la pareja de la cajera, confirmó que un día fue a buscar a su novia y el extranjero les dijo "ustedes dos, yo arriba toda la noche..." y "ustedes besos, yo fotos...".
La novia de la denunciante también confirmó que cuando iba a buscar a su pareja al local Li Shanfeng le preguntaba si ambas dormían juntas, con ropa o sin ropa y siempre les recalbaba la intención de fotografiarlas en situaciones íntimas.
"La coherencia en los datos aportados en la declaración de esta testigo, aun cuando ella no ha presenciado los tocamientos denunciados, refuerzan la credibilidad que corresponde reconocerle a la denunciante", sostuvieron los camaristas Gustavo Barbieri y Guillermo Giambelluca.
Refuerza el cuadro el informe psicológico, que ratifica que la víctima no tiene perfil fabulador y que presenta "secuelas compatibles con vivencias como las relatadas, como rechazo al contacto más personal con varones y gente que no conoce, enojo e impotencia y las referencias al 'miedo que sintió cuando el denunciado no la dejaba salir del supermercado'". El fallo fue dividido, porque el juez Pablo Soumoulou entendía que había que profundizar la investigación.
De todas formas prevaleció la postura mayoritaria de Barbieri y Giambelluca, para quienes las pruebas reunidas "resultan suficientes" para elevar el caso a juicio.

Fuente: La Nueva Posta-Posta

COMPARTIR ESTA NOTICIA
OTRAS NOTICIAS
DEJÁ TU COMENTARIO