El Corazón Delator

El Corazón Delator- EDGAR ALLAN POE- Resumen 

Varios | hace 9 meses

El Corazón Delator narra la historia de un hombre y de un anciano con el que vive, el cual tiene un ojo “buitre” azul pálido, nublado, que angustia tanto al narrador que planea asesinar al anciano, a pesar de que también insiste en que ama al anciano.
El narrador insiste en que su cuidadosa precisión al cometer el asesinato prueba que no puede estar loco, algo así como El Extraño caso del Doctor Jekyll y el Señor Hyde, bueno y malo en la misma persona. Durante siete noches, el narrador abre la puerta de la habitación del anciano con el fin de arrojar una franja de luz sobre el “mal de ojo”. Sin embargo, el ojo de buitre del viejo siempre está cerrado, por lo que es imposible “hacer el trabajo”. En la octava noche, el anciano se despierta después de que la mano del narrador se desliza y hace un ruido, interrumpiendo el ritual nocturno del narrador. Pero el narrador no retrocede y, después de un tiempo, decide abrir su linterna. Un único y delgado rayo de luz brilla y aterriza precisamente sobre el “mal de ojo”, revelando que está abierto de par en par. Al oír que el corazón del anciano late fuerte y peligrosamente por el terror, el narrador decide atacar, saltando con un fuerte grito y sofocando al viejo con su propia almohada. El narrador desmiembra el cuerpo y oculta las partes del mismo debajo de las tablas del piso, y asegura la ocultación de todas las señales del crimen. Aun así, el grito del anciano durante la noche hace que un vecino le informe a la policía, a quien el narrador invita a mirar a su alrededor. Afirma que los gritos escuchados fueron los suyos en una pesadilla y que el hombre está ausente en el país. Confiados en que no encontrarán ninguna evidencia del asesinato, el narrador les trae sillas y se sientan en la habitación del anciano, en el mismo lugar donde se oculta el cuerpo, y no sospechan nada, ya que el narrador tiene un trato de maneras agradable y sencilla. El narrador comienza a sentirse incómodo y nota un zumbido en sus oídos. A medida que el sonido se hace más fuerte, el narrador llega a la conclusión de que es el latido del anciano que viene de debajo de las tablas del suelo. El sonido aumenta constantemente, aunque los oficiales parecen no prestarle atención. Aterrorizado por los violentos latidos del corazón, y convencido de que los oficiales son conscientes no solo de los latidos del corazón, sino también de su culpa, el narrador se derrumba y confiesa, diciéndoles que rompan las tablas del suelo para revelar los restos del anciano cuerpo.

COMPARTIR ESTA NOTICIA
OTRAS NOTICIAS
DEJÁ TU COMENTARIO