Cómo el glifosato está matando a los argentinos

Una investigación difundida por el programa italiano “Le Iene” expone claros casos de envenenamiento con agroquímicos en la región central de Argentina, donde las personas están empezando a morir de la peor manera.      

Salud | hace 1 mes


Los casos más evidentes se dan en personas que trabajan con este tipo de sustancias sin tomar ningún tipo de recaudos. Un claro ejemplo de ello es la localidad entrerriana de San Salvador, conocida como “el pueblo del cáncer”, donde se puede respirar una atmósfera espesa con altas concentraciones de veneno y los habitantes de bajos recursos utilizan los bidones de glifosato descartados para llevar agua a sus hogares. El informe cuenta con el testimonio de Fabián Tomasi, oriundo de Basavilbaso, Entre Ríos, quien en 2005 comenzó a trabajar en una empresa de aplicación aérea de agroquímicos y hoy padece una grave afección conocida como la “enfermedad del zapatero” tras verse expuesto periódicamente a una lluvia de herbicidas.
Así lo muestra la televisión italiana en una producción realizada en nuestro país, alertados por la cantidad de personas afectadas en las provincias centrales como Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires, donde se utilizan estos químicos en mayor medida desde hace varios años. El informe cuenta con el testimonio de Fabián Tomasi, oriundo de Basavilbaso, Entre Ríos, quien en 2005 comenzó a trabajar en una empresa de aplicación aérea de agroquímicos y hoy padece una grave afección conocida como la “enfermedad del zapatero” tras verse expuesto periódicamente a una lluvia de herbicidas.
Una excelente producción conducida por Gaetano Pecoraro que muestra como el “granero del mundo” va camino a convertirse en una gigantesca enfermería.El descubrimiento de restos de glifosato y sus derivados en gasas, algodones y artículos de higiene personal semanas atrás, cuya investigación fue presentada en el marco del Tercer Encuentro de Médicos de Pueblos Fumigados, alertó a los especialistas a indagar en una variable todavía no deslindada en materia de salud pero que, en base a los estudios realizados en diferentes pueblos del interior, resultaba previsible, además de las evidencias en soporte fotográfico, que no necesitan investigación, ya que hablan por sí solas.El objetivo inicial de los investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de la Plata (UNLP) seguía otra dirección: En una primera instancia, el equipo del Espacio Multidisciplinario de Interacción Socioambiental (EMISA) buscaba realizar un procedimiento para determinar el alcance de este agroquímico luego de la fumigación. Para ello, siguieron las instrucciones de un paper internacional en el que se precisaba el uso de gasas estériles, pero en el laboratorio encontraron restos de ese mismo agroquímico en la composición de estas.Los investigadores repitieron la prueba y a afirmar que el alarmante hallazgo se replica en hisopos, tampones, toallas femeninas y pañales. Estos artículos presentaron residuos de glifosato en el 85 por ciento de sus muestras y un 62 por ciento de AMPA, metabolito ambiental del mismo agrotóxico. En el caso de algodones y gasas, la presencia de dicha sustancia fue de un cien por ciento, convirtiendo a nuestro país en el que más consume a nivel mundial.

Fuente: Posta-Posta El Federal La Iene ( Italia)

COMPARTIR ESTA NOTICIA
OTRAS NOTICIAS
DEJÁ TU COMENTARIO