“Maté gente, era el trabajo”

La mujer que fue narco en Río de Janeiro y se volvió escritora

Internacionales | hace 3 años

Raquel de Oliveira mira directo a los ojos y dispara palabras como si fueran balas: "La primera vez que maté tenía 15 años". 

Recuerda que llevaba una entrega importante de marihuana a un comprador. Fue él quien marcó el punto de encuentro en Rocinha, la mayor favela de Río de Janeiro y de todo Brasil.

Subieron a un apartamento por las escaleras. El dinero estaba ahí, a la vista. El hombre, proveniente de Sao Paulo, trancó la puerta y guardó la llave en el bolsillo. La invitó a fumar, un porro tras otro.

"Quería dejarme tonta y abusar de mí", sostiene.

Pero Oliveira se drogaba desde los seis años con cola de zapatero y marihuana, y en Rocinha era conocida por su capacidad de fumar hierba sin perder el conocimiento.

"Se me vino encima y yo no estaba tonta", dice.

Relata que la cuchilla que la salvó estaba sobre una mesa antigua, junto a varios objetos. "Lo dejé ahí, muerto".

Su "padrino" era un jefe del juego clandestino y cuando la vio regresar con el dinero y la droga, vistiendo una camisa ajena, intuyó lo que había pasado. Y se enojó con ella.

Mandó a uno de sus hombres a vigilar la entrada del lugar del crimen, para descubrir si alguien había visto algo. Y ella debía llevarle la comida, como castigo.

El cadáver fue hallado tres días después, por el olor de su descomposición. Otro homicidio sin aclarar en Río.

Oliveira niega haber sentido remordimiento alguno.

"Nada, porque fue la misma cosa de siempre: alguien queriendo abusar de mí", explica en una entrevista con BBC Mundo. "Yo todavía era virgen".

fUENTE: BBC Mundo Posta-Posta

COMPARTIR ESTA NOTICIA
OTRAS NOTICIAS
DEJÁ TU COMENTARIO