Confirman en Davos que regresa el crédito de la banca internacional

El país tomará deuda por US$ 6000, a un año de plazo, para aumentar las reservas del Central; permitirán que el FMI audite las cuentas

Internacionales | hace 2 años

DAVOS.- La pequeña ciudad alpina suiza probablemente sea en estos días albergue de la mayor cantidad de CEO por metro cuadrado del mundo. La Argentina se ha transformado en una suerte de niña mimada, un caso para seguir de cerca en un momento en el que países como Brasil y China, grandes polos de atracción de inversiones de la última década, están sufriendo una fuerte desaceleración de sus economías. Davos resultó ser así el lugar ideal para que el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, y el presidente del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger, transmitieran, aun antes de la llegada del presidente Mauricio Macri, el mensaje al mundo de que el país no sólo está abierto a recibir inversiones, sino que además está haciendo todos los deberes para revertir los condicionamientos que hasta ahora lo venían alejando del mundo.

La semana próxima, confirmaron los funcionarios a sus interlocutores aquí, se anunciará finalmente la concreción del préstamo de hasta US$ 6000 millones para engrosar las reservas del Banco Central, que se viene negociando con un puñado de bancos extranjeros. En el equipo económico aseguran que el dinero, que se prestará a un año de plazo, sólo se usará en caso de que algún evento externo afecte a la Argentina (en un contexto de gran turbulencia global), pero que, de continuar la situación actual del mercado cambiario, es probable que el préstamo se precancele a los seis meses

En declaraciones a agencias de noticias internacionales, el ministro Prat-Gay también dijo que el Gobierno tiene la voluntad de someterse a la revisión del artículo IV por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI). "Queremos el artículo IV porque no tenemos nada que ocultar", declaró el funcionario a la agencia Bloomberg.

Tanto el ministro de Hacienda y Finanzas como el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, tienen previstos en los próximos días encuentros con la directora ejecutiva del FMI, Christine Lagarde, que también está en Davos. En rigor, explicaron, la revisión del artículo IV sería un objetivo de mediano plazo, ya que la Argentina es hoy el único país del G-20 (el grupo de países más desarrollados del mundo) que no está cumpliendo con ese requisito del FMI. La idea sería ponerse en regla, como cualquier otro miembro de este selecto club. Pero en el corto plazo, confiaron fuentes del equipo económico a LA NACION, primero es necesario normalizar las estadísticas oficiales que publica el Indec, dado que parece imposible que el FMI haga una revisión de cualquier estadística sin contar antes con cifras confiables de inflación, de crecimiento o de pobreza.

COMPARTIR ESTA NOTICIA
OTRAS NOTICIAS
DEJÁ TU COMENTARIO