Derecho a la esperanza de todos los Argentinos

‪#‎MUCHOS se rasgan el ropaje por lo que pasa en Tucumán, Jujuy, Rosario, Mar del Plata, el Conurbano, si quieren acá también en Bahía Blanca. Un cóctel de corrupción, desorden, drogas y otros aspectos del auge delictivo...

Nacional | hace 2 años

 

‪#‎MUCHOS se rasgan el ropaje por lo que pasa en Tucumán, Jujuy, Rosario, Mar del Plata, el Conurbano, si quieren acá también en Bahía Blanca. Un cóctel de corrupción, desorden, drogas y otros aspectos del auge delictivo, en grado preocupante provocado por la ausencia de instituciones políticas y sociales modernas y con contenido. Villas, ausencia de obras estructurales, no es solo producto de estos dos gobiernos de los kirchner. Es un proceso comenzado en los años 60'.

Tal decadencia, eclosionó en el 2.000/2.001, cuando los partidos institucionales saltaron por el aire. La enfermedad social se hizo septicemia.

En Argentina y en otros países emergentes, pese a los berrinches del genial Umberto Eco, se impuso la "sociedad del espectáculo". Las redes sociales. You Tube. Esta forma de "La política" se ha vuelto cotidiana no porque los políticos convencieran a los ciudadanos de su importancia, sino porque ellos mismos se convencieron de que, cuanto más se parezcan a la "gente", serán más aprobados. Hay que medir bien y decir ni.

Los asesores de imagen, empachados de encuestas, han hecho lo suyo en este proceso que, sin embargo, no los tiene como responsables porque sería adjudicarles una responsabilidad que los supera. No es posible creer que se hayan convertido en los nuevos filósofos del sentido común.

Así como el centenario radicalismo se quedó "tomando café y hablando de la constitución" e ignoró a la juventud subsumida por la velocidad del cambio científico, tecnológico y especialmente en las comunicaciones, hasta tornar sus clásicas boinas en amarillas. Al resto no le fue mejor. Hay una carrera corta y pingüe: los cargos políticos. Las mamarias del Estado están exangües. Este ciclo se ha llevado ya US$ 85.000.- millones en gasto público; se acabó la manteca.

Y el llamado movimiento "Justicialismo/Peronismo" actual -peronistas?? son todos JDP- es una fábrica de votos por doquier, con mayoría de dirigentes y funcionarios corruptos. Convertidos en la rara geografía argentina en facciones en los lugares más pobres. Luchando entre si abierta o solapadamente. El poder, para tener poder hay que tener plata y viceversa, lema de Néstor. Hay un libro de José Pablo Feimann "El Flaco" que recomiendo leer. Por otra parte, sin inversiones y recursos de capital intensivos no hay forma de crear riqueza. Amén que también lo que ha sido el justicialismo tampoco entendió la velocidad del cambio científico y tecnológico. Hoy Argentina poco o nada tiene de aquello, lamentablemente.

El Estado moderno es regulador, no depredador, asiste pero no roba ni derrocha. Hay que traer inversiones genuinas. Hay que transformar materias primas, ser competitivos. Crear condiciones para que se deje de robar. Y política en serio es qué se debe hacer desde el Estado con la Nación, hoy necesitada de reparaciones de urgencia. Y de crear políticas de estado pocas, claras y posibles. Es lo que se debería ofrecer al pueblo argentino como un inalienable Derecho a la Esperanza.

COMPARTIR ESTA NOTICIA
OTRAS NOTICIAS
DEJÁ TU COMENTARIO